Carlos Castilla del Pino (La Envidia)

...todo esto nos revela que siempre debió ser difícil vivir sobre esta tierra. Tal vez por ello habla Ciorán del inconveniente de haber nacido. Pero, lo cierto es que una vez aquí, sin que nadie nos preguntese previamente si nos apetecía la aventura, se impone desarrollar estrategias de subsistencia.








Bertrand Russell ( Sociedad Humana: ética y política)

Amamos a los que odian a nuestros enemigos, y si no tuviéramos enemigos habría muy poca gente a la que amaríamos.












Friedrich Nietzsche (Más allá del bien y del mal)

Uno busca a alguien que le ayude a dar a luz sus pensamientos, otro, a quién poder ayudar: así es como surge una buena conversación.










Giacomo Leopardi (Zibaldone de pensamientos)


El placer más consistente de esta vida es el placer vano de las ilusiones. Estimo que las ilusiones son cosas en cierto modo reales porque son ingredientes esenciales del sistema de la naturaleza humana, y que la naturaleza proporciona a todos los hombres, de modo que no es correcto despreciarlas como si fueran sueños de uno solo, sino que son verdaderamente propias del hombre como tal y están determinadas por la naturaleza, y sin ellas nuestra vida sería la más miserable y bárbara de las cosas, etc. Así pues, son necesarias y constituyen un componente sustancial del conjunto y orden de las cosas.

-------------------------------------------------------------

Jamás me he sentido tan vivo como al amar, aunque entonces para mí todo el resto del mundo estiviese como muerto. El amor es la vida y el principio vital de la naturaleza, así como el odio es el principio destructor y mortal. Las cosas están hechas para amarse entre sí, y de ahí nace la vida. Si se odian, aunque también haya muchos odios naturales, nace su efecto contrario, es decir la destrucción recíproca, así como el resentimiento y la corrisón interna en el que odia.

-------------------------------------------------------------

La lectura es para el arte de escribir como la experiencia para el arte de vivir en el mundo y de conocer a los hombres y a las cosas. Amplía y aplica esta observación sobre todo a lo que te ha sucedido a ti mismo en el estudio de la lengua y del estilo, y verás que la lectura ha producido en ti el mismo efecto que la experiencia con respecto al mundo.

-------------------------------------------------------------

<<Felicidad>> no es más que estar contento con el propio ser y el propio modo de ser, estar satisfecho, amar totalmente el propio estado, cualquiera sea éste por lo demás, y aunque sea incluso despreciable.

Pedro Laín Entralgo (Qué es el hombre)

Citando a Miguel de Unamuno:
De razones vive el hombre; y de sueños sobrevive.

Alain Touraine (La mirada social)


Apelar a la identidad implica siempre una carga de exclusión; una reivindicación de la diferencia vuelve imposible la comunicación con el otro.





José Javier Esparza (Los ocho pecados capitales del arte contemporáneo)

Hoy un artista, normalmente, carece de comunicación real con su sociedad. Sus obras no están destinadas al público, es decir, a sus vecinos, a la gente que le rodea, al transeúnte común, ni siquiera a una imagen idealizada de su comunidad, sino que están destinadas al mercado.

Milan Kundera ( Los testamentos traicionados)


En los conciertos de jazz se aplaude. Aplaudir quiere decir: te he escuchado atentamente y ahora te manifiesto mi estima. La llamada música rock cambia la situación. Hecho importante: en los conciertos de rock no se aplaude. Sería casi un sacrilegio aplaudir y dar así a entender la distancia crítica entre el que toca y el que escucha; en ellos, no se está para juzgar y apreciar, sino para entregarse a la música, para gritar junto con los músicos, para confundirse con ellos; en ellos, se busca la identificación, no el place; la efusión, no la felicidad. En ellos uno se extasía: el ritmo se marca con fuerza y regularidad, los motivos melódicos son cortos e incesantemente repetidos, no hay contrastes dinámicos, todo es fortísimo, el canto prefiere los registros más agudos y recuerda el grito.

Luís Buñuel ( Mi último suspiro)

Al aproximarse mi último suspiro, imagino con frecuencia una última broma. Hago llamar a aquellos de mis viejos amigos que son ateos convencidos como yo. Entristecidos, se colocan alrededor de mi lecho. Llega entonces un sacerdote al que yo he mandado llamar. Con gran escándalo de mis amigos, me confieso, ido la absolución de todos mis pecados y recibo la Extramaunción. Después de lo cual, me vuelvo de lado y muero.
Pero ¿se tendrán fuerzas para bromear en ese momento?
Una cosa lamento: no saber lo que va a pasar. Abandonar el mundo en pleno movimiento, como en medio de un folletín. Yo creo que esta curiosidad por lo que suceda después de la muerte no existía antaño, o existía menos, en un mundo que no cambiaba apenas. Una confesión: pese a mi odio a la información, me gustaría poder levantarme de entre los muertos cada diez años, llegarme hasta un quiosco y comprar varios periódicos. No pediría nada más. Con mis periódicos bajo el brazo, pálido, rozando las paredes, regresaría al cementerio y leería los desastres del mundo antes de volver a dormir, satisfecho, en el refugio tranquilizador de la tumba.

analytics